Todos los artículo en Psicología

¿Qué es la depresión endógena?

¿Qué es la depresión endógena?

La depresión es un trastorno mental que puede afectar a personas de cualquier edad y procedencia. Según la Organización Mundial de la Salud, se calcula que aproximadamente el 4,5% de la población mundial padece alguna forma de depresión. Aunque las mujeres en edad adulta tienen una mayor incidencia, este trastorno también se da en hombres, adolescentes y adultos jóvenes.

En lo que respecta a las distintas formas de depresión, la mayoría de la gente está familiarizada con la depresión común, también conocida como depresión exógena. Por otra parte, existe una forma menos conocida de depresión, que suele denominarse depresión endógena.

¿Qué es la depresión endógena?

La depresión endógena es una forma de depresión que se genera dentro del cerebro y no la desencadena ningún factor externo. Esto significa que no hay ninguna causa o problema externo que provoque que la persona se deprima. A diferencia de la depresión exógena, que se produce como consecuencia de un traumatismo o de un estrés prolongado, la depresión endógena no requiere ningún desencadenante externo para que se produzca.

Los expertos, neurólogos y psiquiatras que han estudiado este trastorno creen que es el resultado de factores genéticos y biológicos. Es posible que el trastorno se transmita de generación en generación y a menudo se desencadena por una situación o acontecimiento concreto. También es importante señalar que una combinación de predisposición genética y factores ambientales también puede contribuir al desarrollo de la depresión endógena.

Síntomas de la depresión endógena

Cuando se trata de los síntomas de la depresión endógena, suelen centrarse más en elementos vegetativos y anhedónicos (incapacidad para experimentar placer, pérdida de interés o satisfacción en casi todas las actividades). En otras palabras, están relacionados con la falta de iniciativa y la inacción. Este tipo de trastorno depresivo se caracteriza por una marcada anhedonia o falta de alegría ante actividades que antes proporcionaban placer a la persona.

Otros síntomas de la depresión endógena son la falta de energía, la sensación de agotamiento y la disminución de la capacidad de concentración.

También suele producirse una pérdida total de interés por las actividades que solían proporcionar alegría a la persona.

Además, las personas que presentan esta forma de depresión pueden sufrir inquietud y ansiedad, insomnio y un sentimiento de tristeza.

Tratamiento de la depresión endógena

La buena noticia es que la depresión endógena puede tratarse con éxito.

Los tipos de tratamiento más utilizados para la depresión endógena son la psicoterapia, la terapia cognitivo-conductual y la medicación.

La psicoterapia y las terapias cognitivo-conductuales pueden ayudar al paciente a identificar patrones de pensamiento y comportamientos negativos y a aprender a modificarlos. Esto puede ayudar al paciente a romper el ciclo de la depresión y lograr una visión más positiva de la vida.

A menudo también se prescriben medicamentos a las personas con depresión endógena. El tipo de medicamentos que se prescriben depende de la gravedad y el tipo de depresión que experimente la persona.

Los antidepresivos, los tranquilizantes y los estabilizadores del estado de ánimo suelen recetarse para tratar la depresión y pueden ayudar a reducir los síntomas asociados al trastorno.

La depresión endógena es una forma de depresión que se genera dentro del cerebro y suele ser el resultado de factores genéticos y biológicos.

Es importante reconocer los síntomas de este trastorno para poder tratarlo adecuadamente.

La buena noticia es que la depresión endógena puede tratarse con éxito con psicoterapia, terapia cognitivo-conductual y medicación.

Si crees que puedes padecer esta forma de depresión, es importante que acudas a un médico para que te haga un diagnóstico adecuado y explore las opciones de tratamiento.En Mueve Salud tenemos un equipo de psicólogos y psicólogas que sin duda podrán ayudarte a superar o por lo menos, tratar la depresión endógena.

Más

Trastorno limítrofe de la personalidad

Trastorno limítrofe de la personalidad

El trastorno limítrofe de la personalidad es un trastorno mental grave que afecta la forma en que alguien piensa, siente y se comporta con los demás. Este trastorno de la personalidad afecta la capacidad de una persona para tener relaciones saludables con otras personas, así como su capacidad para identificar y controlar sus emociones.

Los signos y síntomas del trastorno limítrofe de la personalidad varían entre los individuos. Los principales síntomas incluyen altos niveles de impulsividad, problemas de autoimagen, relaciones caóticas, dificultades para controlar las emociones y pensamientos suicidas. Algunas personas también pueden experimentar episodios de depresión, ansiedad, abuso de sustancias y otros trastornos mentales. La persona con trastorno limítrofe de la personalidad también puede tener ciclos emocionales rápidos y cambios de humor abruptos.

Algunas causas del trastorno limítrofe de la personalidad

Las causas exactas del trastorno limítrofe de la personalidad son desconocidas, aunque los investigadores sugieren que las raíces del trastorno están relacionadas con la biología, el desarrollo, los traumas psicológicos de la infancia, además de los factores sociales y culturales.

Algunos factores que se cree que contribuyen al desarrollo de BPD incluyen:

  • Biología: Las emergentes investigaciones sugieren que los desequilibrios neuroquímicos pueden contribuir a la aparición de trastornos de la personalidad.
  • Desarrollo: Los factores de desarrollo, como la forma en que somos criados, influyen en cómo nos sentimos acerca de nosotros mismos y los demás.
  • Trastornos coexistentes: A veces, el trastorno limítrofe de la personalidad es comúnmente acompañado de otros trastornos mentales, como trastorno de ansiedad, trastorno de estrés postraumático, depresión y abuso de sustancias.
  • Factores sociales y culturales: Los factores sociales y culturales también contribuyen al desarrollo de trastornos mentales como el trastorno limítrofe de la personalidad.

¿Cómo se diagnostica el Trastorno limítrofe de la personalidad?

Diagnosticar el trastorno limítrofe de la personalidad puede ser difícil debido a la complejidad de la enfermedad.

Se requiere una evaluación detallada para ayudar a los profesionales médicos de la salud mental a llegar a un diagnóstico. Esta evaluación seguramente incluirá un examen físico para descartar otros trastornos médicos, un historial clínico y una evaluación psicológica.

Además, se debe realizar una entrevista detallada sobre los síntomas y la historia personal del paciente, con especial énfasis en los problemas de autoimagen, impulsividad, relaciones caóticas y fluctuaciones de ánimos.

El profesional de la salud mental también puede revisar los criterios diagnósticos en el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM-5).

Tratamiento para el Trastorno limítrofe de la personalidad

Aunque el trastorno limítrofe de la personalidad no se puede curar completamente, hay muchos tratamientos disponibles para ayudar a las personas que tienen esta condición a controlar sus síntomas y mejorar su calidad de vida. El tratamiento para el trastorno limítrofe de la personalidad generalmente incluye una combinación de terapia y medicamentos.

Terapia para el trastorno limítrofe de la personalidad

La terapia es una parte importante del tratamiento del trastorno limítrofe de la personalidad. Los profesionales de la salud mental pueden ayudar a las personas a controlar sus síntomas y mejorar sus relaciones con los demás.

Estas pueden incluir psicoterapias como psicoterapia dialéctica, terapia cognitiva conductual, terapia bibliográfica, terapia grupal, etc. Estas terapias generalmente se recomiendan para ayudar a las personas a aprender a controlar sus emociones, comprender sus relaciones y reconstruir su autoestima.

Medicamentos para el trastorno limítrofe de la personalidad

A veces, un profesional de la salud mental puede recetar medicamentos para ayudar a controlar los síntomas del trastorno limítrofe de la personalidad. Estos incluyen antidepresivos, estabilizadores del ánimo y otros medicamentos.

Sin embargo, los medicamentos no están destinados a curar el trastorno limítrofe de la personalidad, sino solo a ayudar a los pacientes a sentirse mejor.

En conclusión, el trastorno límite de la personalidad es un trastorno mental grave que puede alterar drásticamente la calidad de vida de una persona.

No existe cura para el trastorno límite de la personalidad, pero hay muchos tipos distintos de tratamiento que pueden ayudar a mejorar los síntomas con el tiempo.

Si te preocupa que alguien que conoces pueda padecer un trastorno límite de la personalidad, habla con él al respecto y busca un tratamiento adecuado para él.

En Mueve Salud tenemos un equipo de psicólogos y psicólogas que sin duda podrán ayudarte a salir adelante.

Más

El síndrome silla vacía: pasar las fiestas sin un ser querido

El síndrome silla vacía: pasar las fiestas sin un ser querido

No me cabe duda de que todos hemos experimentado el síndrome de la silla vacía en un momento u otro de nuestras vidas. El vacío se siente especialmente durante las vacaciones, cuando la familia y los amigos están lejos.

Pero, ¿qué es lo que hace que este sentimiento sea tan complejo, y cómo podemos superarlo? En esta entrada del blog, exploraré el síndrome de la silla vacía y hablaré de las formas en que todos podemos hacer frente a sus síntomas.

Algo difícil de sobrellevar

Cuando fallece un ser querido, es natural sentirse aislado, solo e incluso un poco apenado. Sin embargo, la tristeza puede a veces descontrolarse y conducir a una depresión y desesperación aún más profundas.

Esto se conoce como Síndrome de la Silla Vacía, y es frecuente entre las personas que han perdido a un ser querido. Hay algunas cosas que puedes hacer para afrontarlo.

Recuerda que no estás solo. Muchas personas se sienten así y encuentran apoyo en los demás. Habla con alguien sobre tus sentimientos si sientes que lo necesitas. Y recuerda que te quieren y te apoyan. Puede que sientas que nunca vas a seguir adelante, pero con el tiempo volverás a encontrar la paz.

Lidiar con las emociones y pensamientos

Normalmente, este sentimiento se asocia a echar de menos a alguien que ya no está vivo, pero también puede estar causado por otras pérdidas, como el divorcio o la pérdida del trabajo. Los efectos del síndrome de la silla vacía pueden ser duraderos y complejos.

El dolor emocional, la depresión y los pensamientos suicidas son síntomas comunes. Algunas personas también experimentan síntomas físicos, como dolores de cabeza, de espalda o problemas digestivos. Aunque no existe una causa clara del síndrome de la silla vacía, las investigaciones sugieren que hay varios factores que pueden contribuir. Estos factores incluyen la pérdida, el dolor y la depresión.

El impacto del síndrome de la silla vacía puede ser devastador, pero es importante recordar que hay ayuda disponible. Con el apoyo adecuado, es posible seguir adelante tras experimentar este tipo de pérdida.

Extrañar al ser querido y disfrutar las fiestas

Es una época del año muy dura cuando tienes que enfrentarte a la pérdida de un ser querido. Con tantos recuerdos y experiencias compartidas entre vosotros, las fiestas pueden ser especialmente difíciles de superar.

Por supuesto, siempre hay formas de hacer que las fiestas sean especiales, independientemente de las circunstancias. 

  • Aprovechar formas creativas de recordar y honrar a esa persona, como crear una exposición significativa o compartir historias sobre ella con tus seres queridos. 
  • Intenta disfrutar de las fiestas sin pensar constantemente en esa persona, sobre todo si ya no quiere formar parte de ellas.

Formas de alegrar las fiestas (incluso si tu ser querido no está presente)

Para muchas personas, las fiestas son un momento para reunirse con sus seres queridos, intercambiar regalos y disfrutar de la compañía de los demás. Pero para otros, la temporada es solitaria y desoladora, sin la presencia de sus seres queridos. 

Aunque hay varias maneras de intentar hacer más llevaderas las fiestas, como aprovechar las oportunidades de pasar tiempo con los amigos y la familia, o decorar tu casa de forma que evoque recuerdos de tu ser querido, nada es comparable a estar rodeado de su presencia física todos los días.  Pero también hay algunas cosas que puedes hacer para que las fiestas sean un poco menos dolorosas.

Cuando tengas la tentación de aislarse, evita pasar tiempo a solas. En su lugar, organiza actividades de grupo que te ayuden a mantenerte conectado con otras personas. Y si sientes que estás completamente solo, rodéate de fotos, recuerdos o flores que te recuerden a la persona que tanto echas de menos.

Haciendo estas sencillas cosas, estarás dando pequeños pasos para aligerar la carga del síndrome de la silla vacía.

Aunque el síndrome de la silla vacía es un sentimiento común durante las fiestas de fin de año, no tiene por qué serlo.

Si te sientes solo, hablar con alguien puede ayudarte, salir a pasear o darte un baño. 

Recuerda que la tristeza es una parte normal de la vida y que siempre hay alguien que se preocupa por ti.

Más

Accidente cerebrovascular

Accidente cerebrovascular

La apoplejía es un accidente cerebrovascular que afecta al cerebro o a la médula espinal. 

Está causada por un flujo de sangre libre en la zona afectada. Si te han diagnosticado un ictus, quizá te preguntes cómo recuperarte y cuál es la mejor manera de seguir adelante.

En este artículo te daremos algunas orientaciones sobre cómo recuperarte de un ictus, así como sugerencias sobre cómo ayudar a garantizar una rápida recuperación. 

El ictus y sus síntomas

Un ictus es una enfermedad que se produce cuando hay una obstrucción en una de las arterias que suministran sangre al cerebro. Esto puede provocar graves daños en el cerebro, y cada año se producen unos 4 millones de casos de ictus en todo el mundo.

Los síntomas de un ictus son:

  • Entumecimiento o debilidad repentinos en uno o varios brazos o piernas.
  • Alteración de la visión
  • Problemas para hablar o entender el habla
  • Mareos
  • Dificultad para pensar o hacer cálculos.

Si tú o alguien que conoces tiene alguno de estos síntomas, es importante que acuda a un médico lo antes posible. El tratamiento del ictus suele consistir en medicación y fisioterapia.

Sin embargo, en algunos casos puede ser necesaria la cirugía.

¿Cómo puedes protegerte del ictus y de otras enfermedades cardiovasculares?

Una de las cosas más importantes que puedes hacer para protegerte del ictus y otras enfermedades cardiovasculares es mantener un estilo de vida saludable.

Esto significa seguir una dieta equilibrada, hacer actividad física con regularidad, dormir lo suficiente y limitar tu exposición a sustancias químicas y contaminantes perjudiciales.

Fumar y hacer otro tipo de ejercicio excesivo también pueden ser factores de desarrollo de enfermedades cardiovasculares.

Así que, si quieres minimizar el riesgo de infarto y otras enfermedades cardiovasculares, es importante adoptar un estilo de vida saludable.

Alimentos para prevenir

Hay muchos alimentos que son buenos para ti, y el ictus no es una excepción.

He aquí algunos de los mejores para comer si tienes el colesterol alto o corres el riesgo de sufrir un ictus o una enfermedad cardíaca:

  • Pescado: los ácidos grasos omega-3 del pescado pueden disminuir la cantidad de colesterol en sangre que llega al cerebro, lo que puede ayudar a prevenir los ictus.
  • Café negro: se ha demostrado que el café aumenta el flujo sanguíneo, lo que puede reducir el riesgo de ictus.
  • Legumbres: estos alimentos de origen vegetal tienen un alto contenido en fibra y proteínas y pueden ayudar a frenar la producción de colesterol en el organismo.
  • Fruta: la fruta está cargada de antioxidantes y vitaminas, y comer una variedad de tipos diferentes puede ser beneficioso para el organismo.
  • Productos lácteos: los productos lácteos descremados o bajos en grasa son una forma estupenda de obtener calcio, que ayuda a fortalecer los huesos.
  • Granos integrales: los granos integrales son ricos en fibra y aportan muchos otros nutrientes que pueden ayudar a reducir la presión arterial.
  • Frutos secos y semillas: estos alimentos saludables tienen un alto contenido en proteínas y ácidos grasos omega-3
  • Verduras: las verduras son una buena fuente de vitaminas y minerales, y también pueden ayudar a reducir la tensión arterial.
  • Chocolate negro: el chocolate contiene flavanoles, que se ha demostrado que mejoran la función cardiovascular y aumentan la resistencia de los deportistas.

Mantenerse activo y mantener músculos sanos

El ictus es una de las principales causas de discapacidad en adultos en todo el mundo, por lo que es importante tratar de prevenirlo.

Una forma de hacerlo es mantenerse físicamente activo a lo largo del día. Según la Asociación Americana del Corazón, los adultos que son físicamente activos tienen un 50% menos de riesgo de sufrir un ictus, mientras que los inactivos tienen un riesgo casi un 300% mayor.

Además, la Asociación Americana de Accidentes Cerebrovasculares señala que la actividad física puede ralentizar la progresión de la enfermedad de Alzheimer y otras formas de demencia.

Por lo tanto, dedicar tiempo a la actividad física regular puede ayudar a mantener sanos tu cerebro y tus músculos, incluso mientras intentas prevenir otro ictus.

Medidas preventivas

Hay muchas cosas que puedes hacer para reducir el riesgo de sufrir un ictus o una enfermedad cardíaca.

Una de las más relevantes es mantener un peso saludable, llevar una dieta equilibrada y hacer ejercicio con regularidad. Las personas que fuman deberían dejar de hacerlo, y las que tienen sobrepeso deberían intentar perder peso. 

Ayudar a amigos y familiares con ictus o accidente cerebrovascular

Muchos de nosotros hemos experimentado los altibajos que puede conllevar el cuidado de alguien que está luchando contra un problema de salud. Pero para quienes cuidan de un ser querido que ha sufrido un ictus u otra enfermedad cardiovascular, lo que está en juego puede ser mayor.

La pérdida repentina e inesperada de la función cognitiva o de las capacidades físicas puede ser profundamente traumática, y provocar depresión y sentimientos de desesperanza.

Mantener un sentimiento de optimismo y esperanza suele ser fundamental para ayudar a los afectados a afrontar los retos de la recuperación del ictus.

Hay varias formas de apoyar a los que están luchando. Explicar lo que está ocurriendo puede ayudar a reducir los sentimientos de confusión e incertidumbre. Ofrecer un oído atento y un entorno de apoyo también ayuda a normalizar la experiencia. Al mismo tiempo, es importante recordar que la recuperación es posible con apoyo y perseverancia. En última instancia, el tipo de atención que proporcionas está definido por las necesidades de cada persona y el apoyo que recibe de sus seres queridos.

Como hemos visto, un ictus es un acontecimiento médico grave que puede dejar a una persona en estado de discapacidad.

Si crees que puedes haber sido víctima de un ictus, acude a tu Servicio de Urgencias más cercano lo antes posible. Podrán evaluar tu estado y ayudarte a recibir el tratamiento que necesitas. ¡Gracias por leer!

Más

Síntomas y causas de la diabetes

Síntomas y causas de la diabetes

Día a día, adultos jóvenes tenemos que lidiar con todo tipo de problemas, ¿verdad? Como la diabetes, una enfermedad que puede complicarte la vida a ti y a tus familiares.

No es raro oír hablar de tantos tratamientos disponibles para la diabetes y cada uno tiene su propia especificidad. Se realizan varias pruebas y se indican posibles soluciones.

Qué es la diabetes y cómo afecta a tu salud

La diabetes es una enfermedad grave que se produce cuando el páncreas no puede producir suficiente insulina, una hormona que permite al cuerpo utilizar la glucosa para obtener energía.

Como resultado, la glucosa se acumula en la sangre, lo que provoca graves consecuencias. La mayoría de los diabéticos tienen que inyectarse insulina para ayudar a su organismo a utilizar la glucosa, pero algunas personas son resistentes a la insulina y no responden al tratamiento. En estos casos, los niveles de glucosa en sangre pueden fluctuar mucho, causando problemas que van desde los leves hasta los que ponen en peligro la vida.

La mejor forma de controlar la diabetes es una combinación de dieta, ejercicio y medicación. 

Cómo prevenir y controlar la diabetes

Una persona con diabetes tiene niveles elevados de azúcar en sangre, lo que puede provocar una serie de problemas de salud graves. Si tomas medidas para prevenir la diabetes y controlar sus síntomas, no solo puedes ayudar a tu salud en general, sino que también puedes reducir las posibilidades de padecer diabetes tipo 2 en el futuro.

Una de las claves para prevenir la diabetes es consumir suficiente fibra en tu dieta. La fibra ayuda a mover los alimentos por el cuerpo, evita el estreñimiento y reduce el riesgo de enfermedades cardíacas, entre otras cosas.

Además, asegurarte de que realizas suficiente actividad física puede ayudarte a prevenir la diabetes. Hacer ejercicio de forma regular puede impulsar tu metabolismo, ayudando a controlar el azúcar en sangre.

La tensión muscular puede ayudar a reducir los niveles de azúcar en sangre. Así que no te olvides de la actividad física cuando intentes prevenir la diabetes.

Estilo de vida en la diabetes

No existe un enfoque único para controlar la diabetes, pero hay algunos consejos generales sobre el estilo de vida que pueden ayudar a mejorar el control de la glucemia. Por ejemplo, la actividad física regular puede mejorar el control de la glucemia y ayudar a reducir el riesgo de complicaciones de la diabetes.

Además, seguir una dieta sana y equilibrada, rica en fibra, vitaminas y minerales, puede ayudar a reducir los niveles de glucosa en sangre. También es importante mantener los niveles de estrés bajo control.

En general, el control de la diabetes requiere una combinación de cambios en el estilo de vida y medicación. Cuando se combinan, estos consejos pueden ayudar a mejorar el control de la glucosa en sangre y reducir los riesgos asociados a la diabetes.

Consejos de prevención para personas con diabetes

Vivir con diabetes puede ser estresante, complicado e incluso debilitante.

Pero con los consejos adecuados, no solo puedes reducir el riesgo de complicaciones, sino también disfrutar de una vida más larga y saludable.

He aquí algunos consejos para prevenir las complicaciones de la diabetes:

  • En primer lugar, asegúrate de hacerte revisiones periódicas con tu médico. Esto les ayudará a vigilar tu estado y a asegurarse de que recibes el tratamiento adecuado.
  • Asegúrate de llevar una dieta saludable rica en fibra, vitaminas y minerales. Esto te ayudará a mantener tus niveles de glucosa en sangre bajo control y a prevenir complicaciones.
  • Hacer ejercicio con regularidad. Esto no solo ayuda a mejorar tu salud en general, sino que también contribuye a mejorar el control de la glucemia.
  • Habla con tu médico sobre cualquier otro medicamento que estés tomando. Algunos de ellos pueden aumentar el riesgo de complicaciones, así que asegúrate de comentarlo con tu médico.

Siguiendo estos consejos, no solo puedes prevenir las complicaciones de la diabetes, sino también disfrutar de una vida más larga y saludable.

Síntomas de la diabetes y cómo controlarlos

Si te han diagnosticado diabetes, es probable que ya empieces a sentir los síntomas de la enfermedad. Pero hay medidas que puedes tomar para controlar tu enfermedad y reducir el riesgo de complicaciones.

Una de las más importantes es mantener una dieta sana.

La diabetes puede provocar una pérdida de peso, por lo que es relevante asegurarse de que ingieres suficientes calorías, vitaminas y minerales. Además, es importante realizar actividad física. La actividad física puede ayudar a mejorar el control de la glucosa y a reducir el riesgo de enfermedades cardíacas Otro paso importante es comprobar regularmente tus niveles de glucosa en sangre. Si tienes niveles elevados de azúcar en la sangre, puede que seas diabético y debas acudir a tu médico.

Una vez que hayas establecido un estilo de vida saludable, podrás reducir el riesgo de complicaciones y controlar tu diabetes.

La salud intestinal y la diabetes

Ya dijimos que la diabetes es un trastorno en el que el cuerpo no produce suficiente insulina, una hormona necesaria para convertir la glucosa en energía. Como consecuencia, la glucosa se acumula en la sangre, lo que provoca graves complicaciones de salud con el tiempo.

Los niveles elevados y crónicos de glucosa en la sangre pueden dañar los nervios, los órganos y los vasos sanguíneos. Aunque hay muchos factores que contribuyen al desarrollo de la diabetes, la mala salud intestinal es uno de los que a menudo se pasa por alto.

De hecho, varios estudios han demostrado que los pacientes con diabetes tienen un microbioma debilitado, o población bacteriana en el intestino. Las bacterias del microbioma ayudan a digerir los alimentos ingeridos, por lo que desempeñan un papel importante en la regulación de los niveles de glucosa.

Dado que el microbioma desempeña un papel tan valioso en la regulación de los niveles de glucosa, no es de extrañar que los pacientes con diabetes tengan dificultades para controlar sus niveles de glucosa en sangre. 

La diabetes es una enfermedad grave que puede provocar muchos problemas, como enfermedades del corazón y ceguera. Si crees que puedes tener diabetes, ponte en contacto con tu médico de inmediato y recuerda hacerte chequeos de sangre preventivos para detectar todas las “enfermedades silenciosas”.

Entender qué es la diabetes y cómo afecta a tu salud puede ayudarte a tomar decisiones saludables para controlar esta enfermedad.

Más