Todos los artículo en Centro Médico

Cuidado con la mala condición física

Cuidado con la mala condición física

¿Sientes a menudo que te pierdes las actividades en las que te gustaría participar debido a tu mala condición física? Si es así, no estás solo.

Mucha gente se siente demasiado avergonzada para pedir ayuda o simplemente no sabe a quién acudir. Pero ¡ya no! Con este artículo puedes empezar a tomar medidas para mejorarlo. ¡Empecemos!

La mala condición física y sus síntomas

La mala condición física se define como cualquier problema de salud que reduce la capacidad de una persona para llevar a cabo las actividades diarias normales. Puede ir de leve a grave, y puede afectar a una o varias partes del cuerpo.

Algunos de los síntomas más comunes de una mala condición física son la fatiga, el aumento de los dolores, la dificultad para respirar y la pérdida de apetito.

Dado que la mala condición física suele pasar desapercibida, es importante ser consciente de los síntomas y acudir al médico si persisten durante más de unas semanas.

En algunos casos, la mala condición física puede ser el resultado de problemas de salud más graves, por lo que es fundamental consultar a un médico si no estás seguro de que tus síntomas se deban a esto.

Mejorar tu condición física y mantenerte saludable

Si te encuentras en una mala condición física, hay algunas cosas que puedes hacer para volver a estar en forma.

Una de las formas más fáciles de mejorar tu forma física es simplemente hacer más ejercicio. Ya sea dando un paseo después del trabajo o haciendo algunas tareas domésticas ligeras mientras los niños duermen la siesta, dar más pasos cada día puede ayudarte a eliminar esos kilos y mejorar tu salud en general.

Además, seguir una dieta equilibrada y mantener un peso saludable es crucial para mantener tus niveles de energía y prevenir futuras enfermedades.

Así que si te encuentras en una mala condición física, no renuncies a tu salud: hay un montón de cambios sencillos que puedes hacer y que te pondrán de nuevo en marcha.

Beneficios del ejercicio y otras actividades saludables

El ejercicio es clave para la salud y el bienestar general.

Pero no todo el mundo se da cuenta de lo importante que es un estilo de vida sano y en forma. De hecho, muchas personas optan por saltarse o reducir el ejercicio regular por diversas razones.

Aunque pueda parecer que hay aspectos negativos asociados, una mala forma física puede tener una serie de graves consecuencias para la salud física y mental. Además, estar inactivo de forma poco saludable puede aumentar el riesgo de padecer muchas enfermedades, como la diabetes, las cardiopatías y algunos cánceres. Por tanto, es crucial que el ejercicio forme parte de tu rutina diaria.

Hay muchas maneras diferentes de ponerse en forma, así que encuentra la que mejor te funcione. Y recuerda que, aunque no estés seguro de seguir con ello, los beneficios de ser físicamente activo superan con creces los riesgos.

Dieta sana y mantener un peso saludable

Una dieta sana es fundamental para mantener un peso saludable. Además de seguir una dieta equilibrada con alimentos de todos los grupos alimentarios, como frutas y verduras, alimentos ricos en proteínas y grasas, es importante hacer ejercicio con regularidad.

Esto ayuda a mejorar tu forma física cardiorrespiratoria, además de elevar tu ritmo cardíaco y quemar calorías.

Un simple paseo de 20-30 minutos puede mejorar tus hábitos de dieta y ejercicio. Con un poco de esfuerzo, puedes mejorar fácilmente tu forma física y el control de tu peso.

Ayudar a la familia a mantener saludable

Mantener a tu familia sana puede ser un reto, incluso en las mejores circunstancias. Pero hay algunas cosas que puedes hacer para facilitar la tarea. Aquí tienes unos sencillos consejos:

  • Haz todo lo posible para que se muevan. Un estilo de vida activo puede ayudar a prevenir la mayoría de las enfermedades comunes, como las cardiovasculares, ciertos tipos de cáncer y la diabetes de tipo 2. Si no siempre puedes encontrar tiempo para entrenar en tu apretada agenda, busca formas de incorporar el movimiento a tus actividades diarias.
  • Ten en cuenta los tipos de alimentos que sirves a tu familia. Según expertos en Nutrición y Dietética, existe una relación entre el consumo de carnes procesadas y el cáncer colorrectal. Además, una dieta rica en grasas saturadas y sodio puede provocar hipertensión y otras enfermedades cardiovasculares.
  • Sé un modelo de hábitos saludables. Da ejemplo llevando una dieta equilibrada, haciendo ejercicio regularmente y llevando un estilo de vida saludable. Enseña a tu familia completa la importancia de mantenerse sanos modelando los buenos hábitos.

Tomando estas medidas, puedes ayudar a tu familia a mantenerse sana durante muchos años.

Prevención para mantener tu condición física en buen estado

Si te resulta cada vez más difícil hacer ejercicio con regularidad, aquí tienes algunas formas sencillas de mantenerte en forma.

  • Empieza por ir andando al trabajo o por subir las escaleras en lugar del ascensor. 
  • Intenta estacionar cerca del edificio o incluso hacer tus rondas diarias andando mientras estás en el trabajo.
  • Si no haces ejercicio regularmente en el gimnasio, considera la posibilidad de inscribirte en un programa de gimnasio virtual. Esto te dará acceso a una variedad de clases en diferentes horarios y lugares, facilitando la búsqueda de una actividad que se ajuste a tu horario. 
  • Fíjate el objetivo de hacer ejercicio cada dos días e intenta aumentar tu kilometraje a medida que te fortalezcas.

Con un poco de esfuerzo, puedes seguir manteniéndote físicamente en forma y disfrutar de los beneficios de la buena salud.

Ahora que sabes lo importante que es mantener una buena condición física, esperamos que incluyas el ejercicio en tu rutina diaria. Si lo haces, puede que nunca más tengas que preocuparte por tener una mala circulación en las piernas.

Recuerda que solo hacen falta unos minutos al día para empezar a ver los beneficios, y con el tiempo, puedes aumentar el ejercicio para ayudar a mantener una buena circulación en las piernas.

Te deseamos la mejor de las suertes en tu búsqueda de una mejor condición física.

Más

Beneficios de jugar al padel

Beneficios de jugar al padel

El padel es un juego de ritmo rápido que requiere que los jugadores se muevan con rapidez y piensen en sus pies.

Comencemos por los beneficios del padel

Tanto si eres nuevo en el padel como si eres un jugador experimentado, aquí tienes algunos de sus beneficios.

  1. Es un deporte de interior No hay que preocuparse por el tiempo ni por el equipamiento exterior. Solo tienes que mover tu pala en la pista y ya estás listo.
  2. Es un deporte individual. Puedes practicar por tu cuenta o con un amigo; no es necesario programar una pista con un club ni encontrar un compañero. Lo único que necesitas es una raqueta de padel.
  3. Es una gran actividad cardiovascular. El movimiento constante y la repetición pueden hacer que tu corazón bombee.
  4. Es una forma excelente de trabajar tus habilidades en la pista o en la red. Aprende a pivotar, a cruzar y a dejar caer los golpes para los jugadores avanzados.
  5. ¡Es divertido y social! Hay ligas y campamentos opcionales para los que quieran jugar en grupo o con otras personas.

El padel es un tipo de deporte de raqueta y pelota que se ha hecho cada vez más popular en los últimos años. Aunque hay varias versiones diferentes del juego, la premisa básica es la misma, ya que los jugadores utilizan una raqueta para golpear una pelota del tamaño de una pelota de tenis.

La ventaja del padel es que permite más acción y versatilidad que otros deportes de raqueta, como el raquetbol y el squash.

Además, el juego es relativamente nuevo y aún no se ha estandarizado, lo que significa que los jugadores individuales pueden encontrar su propio estilo y nicho en este deporte. 

Aunque todavía se están explorando los beneficios exactos del padel, los expertos coinciden en que tiene el potencial de atraer a una gran variedad de público.

Cómo jugar al padel

Aunque puede parecerse un poco al tenis, hay algunas diferencias clave que hacen que este deporte sea único y emocionante de jugar.

En primer lugar, en este juego no existe el movimiento de fondo, por lo que los jugadores deben adaptarse a los rebotes de la pelota.

En segundo lugar, el padel se juega con una raqueta grande, lo que permite una gran variedad de golpes y ángulos.

Por último, hay una complejidad añadida en este juego, ya que los jugadores también pueden utilizar sus pies para añadir efecto o potencia a sus golpes de fondo.

Todos estos elementos suponen un nuevo nivel de desafío, lo que aumenta el atractivo de este nuevo y emocionante deporte.

La historia del padel

El pade es un deporte popular que se juega en una pista con una superficie de vidrio o plástico.

La pista está dividida en dos mitades por una red, y los jugadores utilizan raquetas para golpear una pelota por encima de la red y en el campo del adversario.

El juego es popular en los países de clima cálido, y a menudo lo juegan las parejas en parques y playas.

El padel es un deporte de relativamente bajo impacto, y también es un gran ejercicio cardiovascular.

Los que participan en este deporte suelen decir que mejoran la flexibilidad y el equilibrio. 

Además, los que practican el padel suelen tener los músculos de los brazos más fuertes y el SNR.

Equipamiento necesario para el padel

El padel es un juego de ritmo rápido que pueden disfrutar jugadores de todas las edades y niveles de habilidad.

En el juego, las pelotas pueden golpearse por encima de la red, en el campo del adversario o en la propia red.

El juego se desarrolla mejor en pistas construidas sobre pilotes o con bordes elevados, para que las pelotas puedan rebotar más fácilmente en ellas.

Además, se recomienda una máscara adecuada y unas muñequeras. Sin estas piezas esenciales del equipo, el padel puede volverse rápidamente inseguro.

El padel es una forma estupenda de iniciarse en el tenis.

Es un juego sencillo al que puedes jugar en cualquier lugar, y se presenta de forma fácil de entender.

Si aún no lo has probado, esta es tu oportunidad.

¿Has jugado padel?

Más

¿Por qué nos resfriamos en verano?

¿Por qué nos resfriamos en verano?

Llega la época del verano, sol, calor y queremos salir de vacaciones pronto para irnos a la plata a disfrutar de unas merecidas vacaciones junto a la familia.

Pero algo inesperado ocurre…

Tu o integrante de tu familia se resfría. Y la pregunta surge de inmediato: ¿Por qué nos resfriamos si es verano?

A medida que aumenta el calor, también aumenta el número de personas que se resfrían o tienen gripe. En esta publicación hablaremos de las razones por las que nos resfriamos en verano, así como de algunas formas de prevenirlos.

Calor y humedad

Una serie de factores están implicados en el mayor riesgo de contraer un resfrío. Uno de los más importantes es el cambio de temperatura y los niveles de humedad.

Cuando el aire es más cálido y húmedo, las bacterias y los virus empiezan a multiplicarse y prosperar rápidamente. Esto es lo que lleva al desarrollo de un resfriado: el sistema inmunitario intenta combatir la infección, pero no está equipado para manejar las condiciones.

Además, el clima más cálido suele significar que se pasa más tiempo al aire libre, lo que supone una mayor oportunidad de exposición a los virus transmitidos por el aire.

Por último, el efecto tranquilizador del calor también puede hacernos más susceptibles de sentirnos mal.

En resumen, los resfriados de verano son principalmente el resultado de las temperaturas más cálidas y el aumento de la humedad.

Las temidas infecciones virales

Las infecciones virales son la causa más común de los resfriados en verano, y pueden estar causadas por diversos virus, como los rinovirus, el virus respiratorio sincicial (VRS) y los virus de la gripe.

Las personas con sistemas inmunitarios vulnerables pueden ser más propensas a desarrollar síntomas de una infección si no están sanas o bien descansadas. Además, las personas con problemas socioeconómicos o sin hogar pueden tener un mayor riesgo de contraer estas infecciones virales debido a las malas prácticas de higiene, la falta de acceso al agua potable y el acceso a superficies como los aseos públicos, que suelen ser poco higiénicos.

Independientemente de cómo se enferme la gente durante la temporada de verano, es importante mantenerse hidratado, llevar muchas capas de ropa y evitar exponerse a personas que estén tosiendo o estornudando.

Las bacterias en las temperaturas cálidas

El resfriado, o infección viral, suele estar causado por unos gérmenes llamados rinovirus.

Estos virus necesitan un clima cálido para multiplicarse, y prosperan en condiciones húmedas y cálidas. Esto significa que los resfriados son más frecuentes durante el verano, cuando la gente está al aire libre en climas más cálidos.

Además del calor y la humedad, el otro factor que interviene en la propagación de los resfriados es la presencia de otros gérmenes. Los miembros de una misma familia o clase de bacterias suelen compartir rasgos similares, lo que significa que es más probable que se infecten unos a otros cuando están cerca.

Estos virus necesitan un clima cálido para multiplicarse, y prosperan en condiciones húmedas y cálidas.

Por eso los resfriados son tan contagiosos, y por eso siempre es fundamental tomar precauciones para no enfermar. Evitando los lugares concurridos y aplicando buenas prácticas de higiene de manos, puedes ayudar a protegerte de los resfriados, incluso en pleno verano.

Poros de la piel abiertos

Puede que el invierno sea la estación de la tos y los resfriados, pero el verano también trae su parte de resaca.

¿A qué se debe esto? La respuesta está en los poros de la piel.

La primavera y el verano son épocas de mayor actividad para el sistema inmunitario humano, ya que el tiempo es cálido y hay más gente al aire libre. Esto hace que la piel sea vulnerable a las infecciones, y el resultado es el resfriado común.

Los virus del resfriado, como el usual, entran en el cuerpo a través de pequeños cortes o arañazos en la piel. Los virus viajan entonces por el torrente sanguíneo, atacando las células respiratorias por el camino.

El resultado es un resfriado.

Sin embargo, también hay otros factores en juego.

Una posibilidad es que la gente tiende a resfriarse más a menudo en verano debido al clima más cálido.

Otra posibilidad es que la gente tiende a disfrutar más de un resfriado que de una fiebre o un dolor de cuerpo, porque el resfriado se siente mucho peor.

O podría ser que la gente simplemente se resfría más en verano, independientemente de las demás variables.

Puede que nunca se entienda del todo la razón de los resfriados en verano, pero una cosa es segura: todos tenemos que cuidarnos mejor en el verano.

Por eso debemos prestar atención al entorno en el que vivimos. Tomando algunas medidas sencillas (y no tan sencillas), podemos contribuir a ser más respetuosas con las altas temperaturas.

En Mueve Salud tenemos un Panel Respiratorio que, en 30 minutos, te dirá si tienes Adenovirus, Virus Sincicial o Influenza A o B

¿Has vivido un resfrío de verano?

Más

Adenovirus, Virus Sincicial e Influenza A o B

Adenovirus, Virus Sincicial e Influenza A o B

¿Cuál es la diferencia entre un virus, una bacteria y un hongo? ¿Por qué es importante? ¿Y cómo afecta a tu salud? En este artículo, hablaremos de algunos tipos comunes de virus, bacterias y hongos y de cómo afectan a tu salud. También proporcionaré información sobre cómo prevenir, diagnosticar y tratar estas infecciones usuales. ¡Mantente saludable!

Cuáles son los distintos tipos de adenovirus que pueden causar enfermedades

Hay muchos tipos diferentes de adenovirus, y cada uno puede causar un tipo diferente de enfermedad. En general, dos de los adenovirus más comunes son el virus respiratorio sincicial (VRS) y la gripe A o B.

El VRS causa principalmente síntomas similares a los del resfriado, mientras que la gripe puede causar fiebre, dolores y cefalea. Ambos virus pueden provocar neumonía, pero el VRS tiene más probabilidades de causar una enfermedad más grave.

Otro tipo común de adenovirus es el virus asociado al adeno (AAV). El AAV puede causar una enfermedad de leve a moderada en los adultos y una enfermedad cutánea y sistémica en los niños. Suele transmitirse de persona a persona a través de un contacto estrecho.

Cómo se transmiten los adenovirus y cómo pueden evitarse

Los ADENOVIRUS son virus monocatenarios con envoltura que pueden causar infecciones respiratorias tanto en humanos como en animales.

Los adenovirus tienen la enzima anubis luciferasa (AL) en su superficie, lo que les permite infectar células y replicarse. Los virus suelen propagarse por contacto con fluidos corporales, como la saliva, la orina y las heces. Otra vía de transmisión es a través de las picaduras de garrapatas. En raras ocasiones, los virus pueden transmitirse de persona a persona a través de gotitas en el aire. Hay muchas cepas diferentes de adenovirus, y cada una tiene sus propios síntomas específicos.

Algunas provocan congestión nasal, mientras que otras pueden causar dolor de garganta o infecciones respiratorias. La mejor forma de prevenir los adenovirus es practicar una buena higiene y evitar el contacto con personas enfermas. Cuando te expongas al adenovirus, es importante que actúes rápidamente evitando el contacto con otras personas y lavándote las manos con frecuencia.

Síntomas de una infección viral y tratamiento

Las infecciones virales están causadas por virus, que son pequeños organismos que no pueden verse a simple vista.

Los virus entran en el cuerpo a través de roturas en la piel, como arañazos o mordeduras. Una vez dentro, los virus empiezan a invadir las células del cuerpo y a multiplicarse.

Según el tipo de virus, los síntomas pueden ser leves o graves y pueden durar hasta una semana. Los síntomas más comunes de las infecciones virales son estornudos, tos, expectoración de mucosidad, secreción nasal, dolores de cabeza, dolores corporales, fatiga, fiebre, sensación de malestar.

Formas más comunes de gripe y su tratamiento

Cualquiera que haya tenido la gripe puede decirte que puede ser agotador.

Puedes sentirte febril, tener músculos adoloridos y experimentar congestión nasal y estornudos.

Aunque normalmente sólo te duele y te sientes mal durante unos días, la gripe a veces puede provocar complicaciones más graves, como la neumonía o incluso la muerte. Entonces, ¿cuáles son las formas más comunes de gripe y cómo se pueden tratar?

La gripe está causada por un virus, y hay muchas cepas diferentes que circulan cada año. Estas cepas pueden variar en gravedad y tiempo de aparición.

Las formas más comunes de gripe son la gripe A y la gripe B. Ambos virus provocan síntomas respiratorios, como tos, congestión y estornudos. Sin embargo, la gripe A suele causar síntomas más graves.

Para obtener los mejores resultados del tratamiento, es importante saber cuándo hay que buscar atención médica para los síntomas de la gripe.

Los síntomas como la fiebre, la tos, el dolor de garganta o los vómitos deben provocar una visita al médico. Tanto la gripe A como la B pueden provocar complicaciones como la neumonía o incluso la muerte. Así que si te sientes mal, asegúrate de acudir al médico de inmediato.

Protegernos de la gripe y de su contagio

La gripe es una infección viral muy contagiosa que puede provocar síntomas como fiebre alta, tos, dolor de garganta y secreción o congestión nasal. Aunque la gripe puede ser un grave riesgo para la salud, también puede transmitirse fácilmente de persona a persona. Por tanto, es imprescindible que tomes medidas para protegerte de la gripe y de su transmisión. He aquí algunos consejos:

En primer lugar, es importante que practiques una buena higiene lavándote las manos con frecuencia y a fondo. También debes evitar tocarte los ojos, la nariz y la boca con las manos sin lavar. Utilizar jabones y toallitas antibacterianas es también una buena forma de evitar la propagación de gérmenes.

También debes asegurarte de descansar lo suficiente y mantenerte hidratado. Descansar lo suficiente ayuda a tu cuerpo a combatir la gripe, mientras que beber mucha agua te ayuda a mantenerte bien hidratado durante el transcurso de la enfermedad.

Si estás enfermo y estás cerca de otras personas, se recomienda que mantengas las puertas cerradas y evites estar cerca de personas que estén tosiendo o estornudando, o podrías acabar infectándolas.

Por último, si tienes previsto salir en público, es mejor que lleves la mascarilla/respirador/N95 y que te cubras la tos/estornudos con un pañuelo de papel. Tomando estas sencillas medidas, puedes ayudar a protegerte de la gripe y de su transmisión.

Los adenovirus son un grupo de pequeños virus de ADN de doble cadena que son muy contagiosos y suelen causar infecciones respiratorias. Pueden contagiarse a través del contacto con las secreciones respiratorias, como los estornudos y la tos.

Los individuos no infectados no suelen desarrollar síntomas, pero las personas infectadas pueden experimentar tos, fiebre alta y dolor de cabeza. Los adenovirus también se consideran una causa de gastroenteritis. Las ventajas de los adenovirus sobre otros virus son su capacidad de propagación rápida, su capacidad de causar una amplia gama de síntomas y su alta infectividad.

Sin embargo, también son muy resistentes a muchos antivirales y pueden causar discapacidades de por vida y la muerte. Dada su propensión a causar graves problemas de salud, los adenovirus deben discutirse con los pacientes y las familias que corren el riesgo de contraerlos.

Los adenovirus, los virus de la gripe A y B y el virus sincicial pueden causar infecciones respiratorias. Si tu, tu hijo o hija muestra signos de infección respiratoria, es importante que lo lleves al médico lo antes posible. Hay diferentes tipos de tratamientos disponibles para ayudar a curar la infección de tu hijo y ayudarle a recuperar la salud lo antes posible.

En Mueve Salud contamos con un examen rápido. En 30 minutos puedes saber si padeces alguna enfermedad como Adenovirus, Virus Sincicial e Influenza A o B.

Más

¿Cómo diferenciar entre una contractura muscular y un desgarro?

¿Cómo diferenciar entre una contractura muscular y un desgarro?

Aunque se trata de dos lesiones musculares similares, lo cierto es que existen diferencias entre las características básicas de ambas. Tanto la contractura como el desgarro se producen en los músculos, ambas originan un fuerte dolor a quien las padece y malestar general. Los síntomas de la rotura y la contractura muscular son muy similares: una sensación de que la vaina de fibras se “encoge”, a la vez de que quema, y, normalmente, no puedes seguir corriendo. Pero pueden dar lugar a equivocaciones.

kinesiologia fonasa renca

La contractura es una contracción mantenida en el tiempo sin ruptura del tejido muscular. En cambio, el desgarro es la ruptura de pequeñas o grandes fibras musculares.

¿CUÁL ES LA DIFERENCIA?

En el caso de la contractura, el músculo simplemente se encoge, se forma una bola, pero no hay rotura fibrilar. En la contractura muscular se produce una inflamación y una rigidez en el músculo, creando la sensación de tener un globo dentro del músculo. Además de estar totalmente rígida, la zona afectada está dolorida.

kinesiologia fonasa renca kinesiologo

Existen diversas causas: el sobreentrenamiento con pausas insuficientes, un inadecuado calentamiento al iniciar una actividad, poca flexibilidad muscular, entre otras. Esto sumado al estrés o a un evento particular de tensión emocional pueden gatillar una contractura. Si es pesquisada y tratada a tiempo generalmente es de rápida evolución. El calor local, el masaje y el reposo deportivo del área afectada son las recomendaciones iniciales. Con estas medidas en aproximadamente cinco a siete días debiese pasar.

Si la contractura es muy pronunciada, tal vez necesites cuatro o seis días de reposo, para que el kinesiólogo pueda empezar a trabajar sobre ella, ya que en un primer momento, si la inflamación es muy grande, te dolería mucho, y por ello, en casos así, es mejor dejar unas horas para que dicha inflamación se rebaje.

¿Y el desgarro?

El desgarro muscular es mucho más severo que la contractura porque provoca la rotura de las fibras que componen los músculos. En función del tamaño de estas fibras, el desgarre puede ocasionar más o menos daños.

Las fibras de los músculos se agrupan en paquetes, envueltos por una capa fina. Si esta capa o si una de las fibras musculares se rompe, esto provoca un desgarre.

knt th 2

El desgarro suele estar causado por movimientos muy fuertes y precipitados. Generalmente, se produce entre deportistas por razones del esfuerzo muscular constante que realizan. Este tipo de lesiones es mucho más severo que una contractura y, en el momento de las pruebas realizadas por el médico y/o kinesiólogo especialista, es fácil diagnosticarlo.

El desgarro habitualmente se manifiesta durante 21 días y es un proceso que presenta varias fases. El desgarro provoca fuertes dolores y una inmovilidad total de la zona afectada. En estos casos se aconseja aplicar mucho hielo sobre la zona afectada para calmar el dolor provocado por la rotura de la fibra muscular.

knt th

Atención de kinesiología con FONASA e Isapre Fundación en nuestro gimnasio de terapéutico. 

Consultas y toma de horas al teléfono +56226416833 o +56226413735 

Contáctanos por Whatsapp

¿En qué consiste la Terapia Kinesiológica?

La Kinesiología como la ciencia del movimiento tiene una importante injerencia en la intervención del área neurológica, desde la prevención hasta la rehabilitación. La kinesiología radica en una serie de técnicas físicas, las cuales tienen como finalidad revertir los deterioros producidos por una serie de patologías que afectan al sistema nervioso. Nuestros profesionales, con formación y especialización en el área, tienen como principal objetivo con el paciente lograr la máxima independencia funcional en las actividades de la vida diaria.

Horarios de Atención

Lunes a Viernes 08.00 a 20.00 hrs En Mueve Salud, los especialistas en Kinesiología podrán ayudarte a:

  • Evaluación y atención de paciente pediátrico, adulto y adulto mayor
  • Aspiración de secreciones y Nebulización
  • Asistencia y asesoría de VMNI
  • Atención de kinesiología traumatológica y neurología.
  • Reintegro deportivo y prevención de lesiones

Conoce a Nuestros Kinesiólogos

 

Más