Sección de Noticias

Niños, adolescentes y cuarentena: ¿Padres estresados?

Niños, adolescentes y cuarentena: ¿Padres estresados?

Ps. Claudio Bascuñán E. Psicología Infanto-Juvenil en Centro Médico Mueve Salud

Aun no es simple determinar si “niños + cuarentena” sea una buena o mala mezcla para el ámbito familiar; es más: nunca habíamos estado en cuarentena, y la última pandemia sufrida en Chile fue por influenza durante el año 1918.

Pero dejando aquellos datos, es importante preguntarnos: ¿Qué pasará con nuestra salud mental después de estar tantos meses encerrados?

La respuesta aún es una incógnita, pues COVID 19 ha logrado que todos nuestros paradigmas, creencias y vivencias “normales” se transformen el algo nuevo: vivir en cuarentena, sobrevivir a una pandemia y practicar “distanciamiento social”.

En cuanto a los niños, los montos ansiosos parecieran ser el menú del día, manifiestan sentirse aburridos, cansados, siguen a sus papás todo el día dentro de casa pidiendo juegos y actividades, se irritan con mayor facilidad y muchos no quieren hacer las tareas que a través de guías u otro medio el colegio les envía.

Respecto de los adolescentes, muchos se han encerrado más en sí mismos; internet y celulares se han convertido en una ventana al mundo social, aplicaciones de redes sociales varias como Instagram y Tik Tok se han vuelto aún más importantes, y es probable que ocurran dos situaciones en cuanto a la interacción familiar: un reencuentro con los padres o una lejanía más palpable.

Y desde los adultos responsables emergen a raíz de lo anterior preguntas como ¿Lo estaré haciendo bien? ¿Cómo abordamos este momento difícil?

La gran respuesta es que, para poder ayudar, comprender y asistir a los demás como adultos responsables, también debemos estar bien. Trabajar a distancia (realizando incluso más horas de lo que se hacia de forma presencial), cumplir con metas, y cuidar el trabajo más que nunca a raíz de la pandemia, se transforma en un estrés silencioso, cuyos síntomas aflorarán en algún minuto (si es que ya se sienten). Por lo que no debes esperar a sentirte más agobiad@, triste, y con pensamientos que tienden a la confusión para consultar con un psicólog@. Estaremos allí para apoyarte.

Justamente la OMS ha advertido que cuando los adultos son capaces de mantener la calma (los niños tienden a aprender y repetir pautas de comportamiento de sus padres o cuidadores en la forma de afrontar el estrés) muchas conductas disruptivas en ellos ocurrirán con menor frecuencia. Es necesario en estos tiempos mejorar la comunicación, ser abiertos y honestos: muchos niños experimentan fantasías acerca de Covid 19 mucho peores de lo que realmente son. Hable con ellos, cuéntele de qué se trata esta enfermedad y por que estamos encerrados en casa y de esa forma se evitan noticias falsas, escuchando directamente de usted.

Los padres o quienes se encuentran ejerciendo los cuidados de niñ@s deben solicitar ayuda si durante estos tiempos de cuarentena, ya se han dado cuenta de que están experimentando bajo estado anímico producto de la presión y estrés, teniendo en consideración que parte del autocuidado implica que, si como adultos nos sentimos estables, los más pequeños también lo estarán.

Pequeños consejos que pueden servir en estos momentos:

  1. No temas en consultar con un psicolog@ si sientes tristeza, bajo estado anímico, y escasa interacción en casa aun estando rodeado de personas, puedes estar experimentando estrés, angustia o cuadros ansiosos;
  2. No saltarse las rutinas. Los niños en general adoran las rutinas, tanto para jugar como para hacer diversas tareas, de esta forma evitamos el “aburrimiento” en ellos;
  3. No pienses que es un año perdido: estas luchando justamente en sobrevivir. Aprendiste a valorar a la familia, amistades y seres queridos que no se encuentran junto a ti pasando la cuarentena;
  4. Es la oportunidad de aprender algo nuevo. Si da el tiempo, atrévete a aprender algo que tenias planificado, siempre que las ganas y el animo te lo permitan, no es obligación, recuerda que inconscientemente estas intentando sobrevivir en momentos difíciles;
  5. No veas tantas noticias. No para tener el mal del avestruz (esconder la cabeza bajo tierra para escabullirte de las situaciones difíciles), pero es mejor informarte tan sólo una vez al día, recuerda: al apagar la tv te encuentras en tu casa, con tus propios temas y situaciones a resolver;
  6. Flexibilizar las reglas: no es un año perdido para los niños o niñas en cuanto a lo educativo. Están aprendiendo acerca de autocuidado, de cómo sobrevivir y además, de dar rienda suelta a la creatividad. No sentirse culpables al no seguir las reglas al pie de la letra como en tiempos de normalidad, pero debe existir un equilibrio: si o si, se debe realizar actividades haciendo uso de lo digital (juegos de celular, aplicaciones de redes sociales), y lo no digital (cocinar, juegos de mesa, aprender a jardinear, etc.);
  7. Cuando niños y adolescentes están estresados producto del encierro, no hay que sorprenderse si muestran cambios repentinos de animo o desconcentración, ahora es el momento de entregarles paciencia y apoyo extras;
  8. Con hijos adolescentes es primordial el respeto de sus espacios: es fundamental, además de normal, que a construir su identidad mantengan cierta distancia de lo familiar. ¡No se sienta mal por eso!;
  9. Por último: recordar que los adultos no pueden sentirse bien todo el tiempo. Solicitar ayuda cuando “no das más” es importante, para que te sientas bien, y por consiguiente, quienes dependan de ti, estén estables.

En Centro Médico Mueve Salud contamos con profesionales de la salud mental dispuestos a escucharte, apoyarte y abrir posibilidades para que te sientas bien.